Las ballenas, el tope de la cadena alimentaria

Por Danielle Buss, | Ilustraciones de Alberto Marcías, Sarah Contreras Sifflet, | Traducido por Camila Marcías,

Las ballenas, el tope de la cadena alimentaria
Ballena barbada en Canadá foto de Nikki Anderson y Helen Taylor

Muchos hemos visto ballenas en fotografías y nos hemos maravillado con su tamaño y grandeza pero, ¿sabemos realmente cuál es su rol en el ecosistema? Danielle Buss, especialista en el estudio de ballenas, nos explica cuáles son sus roles y por qué es tan importante protegerlas. Los invitamos a leer este interesante artículo sobre su importancia en la cadena alimenticia y también aprender cómo es que las ballenas nos pueden ayudar a combatir el cambio climático.

Los océanos son el hogar de una de las más grandes e icónicas especies que han existido en nuestro planeta; las ballenas barbadas. Son un grupo muy diverso de mamíferos carnívoros que se caracterizan por contar con barbas en lugar de dientes. Muchas de las ballenas que conocemos pertenecen a este grupo, como la ballena azul, la ballena franca austral, la ballena jorobada y la ballena Sei. Habitan en el océano y las encontramos en las costas a lo largo de todo el mundo. No tienen dientes y “filtran” la comida, que por lo general consiste en pequeños peces y plancton. Esto lo hacen a través de las llamadas “barbas”, de ahí su nombre. 

Un poco de historia

Entre los siglos XVII y XX, estas ballenas fueron cazadas sin control alguno, lo que las llevó a estar al borde de la extinción y con esto también se perdieron los beneficios que las ballenas entregaban al ecosistema marino1 2. Su comercialización se detuvo en 1986, lo que permitió que las ballenas barbadas tuvieran la oportunidad de recuperarse y de a poco restaurar su hábitat. 

Este artículo busca destacar algunos de los beneficios que las ballenas ofrecen a un sinnúmero de especies, incluidos los humanos. Las ballenas no son solo un animal maravilloso, también cumplen un rol vital en el ecosistema marino. Esto se debe a que se encuentran en el tope de toda la cadena alimenticia.

Las ballenas barbadas pueden pesar hasta 150 toneladas y son capaces de consumir entre 8 a 10 toneladas de krill (pequeños crustáceos que habitan en el océano) al día3. La gran cantidad de alimento necesaria para una ballena puede llevar a pensar que ellas son capaces de devorar todo a su paso, dejando los océanos estériles. Sin embargo, este nunca ha sido el caso. A principios del siglo XX, cuando la población de ballenas excedía en tres millones a la actual, los océanos eran incluso mas productivos que lo que son hoy en día4 5678. Se estima que en esos años la cantidad de peces era más abundante, resaltando el importante rol que tienen las ballenas en la proliferación del ecosistema marino.

Ballenas barbadas y la cadena alimenticia

Ballenas jorobadas
Ilustración de ballenas jorobadas
Alberto Marcías

Las barbadas se alimentan entre diez y cientos de metros de profundidad y defecan cerca de la superficie del océano. Durante estos procesos se transportan nutrientes, incluidos minerales tales como el fósforo y el hierro, desde diferentes profundidades del océano9.

Estos minerales ayudan a crear en la superficie un ecosistema rico en nutrientes que favorece el florecimiento del fitoplancton. El fitoplancton es la base de la cadena alimenticia en el mar, especialmente en el mar abierto.

Hay áreas del océano, incluidas las costas de Sudamérica, donde el fitoplancton florece en tal cantidad que es posible observarlos desde el espacio a través de satélites.

El fitoplancton crece y sobrevive a través de la fotosíntesis, un proceso que requiere de la absorción de dióxido de carbono de la atmósfera. Una vez que el fitoplancton muere, se hunden a las profundidades del océano y llegan al suelo marino, traspasando el CO que permanecerá en el suelo marino por milenios. 

Video captado por Bertie Gregory de una ballena barbada (de Edén) en el Golfo de Tailandia alimentándose de miles de peces

Es una reacción en cadena. De un solo bocado la ballena es capaz de ingerir hasta toneladas de krill o plancton. Estos microorganismos representan el primer eslabón de la cadena alimenticia. A través de sus heces, las ballenas fertilizan la superficie marina. Como son animales de grandes dimensiones, el volumen de las defecaciones son muy importantes y sirve de abono para el crecimiento del plancton, que sirve de alimento para todos los peces. 

Es por esto que podemos considerar a las ballenas como un posible potenciador del secuestro de C02, ya que mientras más ballenas existan, habrá más fitoplancton para remover el carbón de la atmósfera y terminará en el fondo del océano10111213 y subsecuentemente se podrían reducir los impactos del cambio climático. En resumen, el ciclo de alimentación de los cetáceos contribuye a retirar CO2 de la atmósfera.

La importancia graficada de las ballenas en el ecosistema marino, absorbiendo C02 y entregando O2 a la atmósfera
Copyright GRID Arendal

Las barbadas proveen alimentos manteniendo el equilibrio en el ecosistema y proveen comida a lo largo de todo el planeta. En Alaska, Canadá, Groenlandia y Rusia, los pueblos originarios, como los Inuit dependen de las ballenas para su subsistencia. La caza de estas ballenas de manera sustentable, como lo han hecho las comunidades por siglos, son beneficiosas tanto para los humanos como para el ecosistema.

En estos pueblos una ballena otorgará comida a toda una comunidad y serán utilizadas todas sus partes; la piel para abrigarlos de los duros inviernos y para calentar sus casas. Es por esto que no cazan a muchas, ya que con una es suficiente para un largo tiempo y aseguran su protección para futuras generaciones14. Es diferente cuando la caza comercial se lleva a cabo, ya que a la escala que esta se produce genera enormes repercusiones.

Una fuente de vida después de su muerte

ballenas
Cola de una ballena jorobada
Fotografía de Till Rottmann.

Cuando una ballena muere, su esqueleto se hunde hasta las profundidades del océano. Antes de hundirse por completo, provee una fuente de alimentación para pájaros carroñeros, tiburones, peces e incluso a cocodrilos de aguas saladas15 16171819. Cuando el esqueleto cae al suelo marino, provee de comida a misteriosas y desconocidas criaturas que viven en el fondo oceánico; a la fauna del mar profundo.

Una sola ballena puede proveer de alimentos a cientos de especies por muchos años, incluso por décadas en el suelo oceánico. Científicos han propuesto que los esqueletos de ballenas podrían ser la única fuente de alimentación en el océano profundo. De esta manera, la dramática disminución en la población de ballenas durante los últimos siglos podría haber resultado en una considerable disminución de alimento para especies que viven en los fondos oceánicos. Los recientes descubrimientos en este hábitat nos han permitido conocer cómo las ballenas aportan a la vida en las profundidades del océano. Sin embargo, nuestro actual desconocimiento del océano profundo dificulta cuantificar con exactitud los impactos que el humano habría causado202122.

Ballenas como transporte para otros animales

Las ballenas barbadas no solo proporcionan alimento para una amplia gama de especies en todo el mundo, sino que también ofrecen un hogar y un transporte gratis para muchas especies sésiles (especies que no poseen algún medio de movilidad). Colonias de percebes (moluscos), piojos y gusanos parásitos se adhieren a las diversas protuberancias que se encuentran en el cuerpo de una ballena. A menudo se encuentran en la cabeza, donde es fácil incrustarse en los folículos o, en el caso de las ballenas francas, en parches naturales de piel áspera y calcificada (callosidades) que se producen en la cara23.

Es difícil no maravillarse de la elegante cooperación entre estas especies; los pequeños pasajeros obtienen acceso a un hogar, mucha comida y un viaje gratis, mientras que algunas de las especies más grandes del planeta obtienen una defensa blindada a cambio de sus servicios de taxi y alojamiento.

Las ballenas como indicadores de la salud del océano

Las ballenas barbadas comparten con los humanos las costas y de cierta forma comemos los mismos alimentos. Al morir una ballena y estudiar las causas de la muerte, ellas nos podrían servir como señal de alerta temprana de posibles problemas de salud en el océano. 24.

Por ejemplo a principios del 2015, al menos 343 ballenas Sei fueron encontradas en el Golfo de Penas, en las costas de Chile. Análisis tóxicos sugieren que un florecimiento nocivo de algas fue la posible causante de su muerte. 

Las floraciones de algas nocivas (FAN) son fenómenos naturales causados por organismos fitoplanctónicos microscópicos que, en condiciones ambientales favorables para su desarrollo, se multiplican explosivamente y se concentran en determinadas localidades, donde pueden producir alteraciones a la salud humana, la vida marina o la economía del área afectada.

Debido al cambio climático, estos eventos se vuelven cada vez más frecuentes y ocurren en un espacio de tiempo más prolongado25. El gobierno chileno financia un programa de monitoreo para identificar estas FAN26, pero aún así no es un trabajo fácil, ya que ocurren generalmente en zonas remotas, en donde el acceso es muy difícil. Las ballenas entregan una oportunidad para que voluntarios o trabajadores de las zonas, ya sea de turismo o pesca puedan ayudar a monitorear potenciales eventos de FAN observando a las ballenas y la costa en Sudamérica. Podría ser que en un futuro las ballenas sean las sentinelas de la salud de los océanos. 

Dependemos de las ballenas

El 10% de la población del mundo depende del océano para obtener su proteína y para su sustento 27.

Los ecosistemas marinos en las costas de Sudamérica explotan con vida marina. Una gran proporción de personas en Sudamérica dependen de los océanos para su comida y subsistencia, por lo que, debemos proteger esta biodiversidad marina.

Perú tiene actualmente la segunda pesquería más grande del mundo (en términos de desembarques), debido a esta gran productividad en las costas de Perú, que resultan en una densa cantidad de peces (anchoveta). Por otro lado, Chile es bien conocido por sus 4500 km de litoral biodiverso y lechos de algas marinas llenos de especies endémicas. La pesca saludable es un componente vital de la vida y los medios de subsistencia en esta región y no debe pasarse por alto el papel que juegan las ballenas en el mantenimiento de los ecosistemas.

ballenas
Ballena jorobada
Fotografía de Ben Phillips.

Todos estamos conectados

En resumen, las ballenas barbadas nos entregan una cantidad casi infinita de beneficios a las especies, como a los ecosistemas: 

  1. Entregan nutrientes a las aguas superficiales, lo cual ayuda a la floración de fitoplancton y al transporte de CO2 desde las aguas superficiales a las profundidades marinas. 
  2. Dan un servicio de transporte a organismos invertebrados.
  3. Son una fuente de alimentación directa para comunidades en el hemisferio norte, así como para otras especies animales. 
  4. Actúan como guardianes del océano entregando salud al océano, dándonos avisos tempranos con señales sobre proliferación de algas nocivas. 
Ballena y sirena
Ilustración de Sarah Contreras (Costenia)

Las ballenas barbadas aún se están recuperando de los devastadores impactos de su caza comercial.

Si queremos aprovechar los beneficios de un ecosistema marino saludable sostenido por depredadores como las ballenas, necesitamos una continua protección de esta especie fantástica, como de toda la cadena. Ya que no debemos olvidar que estamos todos conectados.

ballenas
Ballena jorobada junto a su cría
Fotografía de Emma Li.

Referencias

  1. https://spo.nmfs.noaa.gov/content/emptying-oceans-summary-industrial-whaling-catches-20th-century
  2. https://esajournals.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1890/130220
  3. https://www.bas.ac.uk/data/our-data/publication/biomass-and-energy-transfer-to-baleen-whales-in-the-south/
  4. https://spo.nmfs.noaa.gov/content/emptying-oceans-summary-industrial-whaling-catches-20th-century
  5. https://royalsocietypublishing.org/doi/abs/10.1098/rstb.1992.0152
  6. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30430698/
  7. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0031018220302492
  8. https://core.ac.uk/download/pdf/196594462.pdf
  9. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0114067
  10. https://esajournals.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1890/130220
  11. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0013255
  12. https://www.researchsquare.com/article/rs-92037/v1
  13. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0114978
  14. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/B9780128189696000327
  15. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0060797
  16. https://researchonline.jcu.edu.au/57521/
  17. https://esajournals.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/fee.1963
  18. https://royalsocietypublishing.org/doi/10.1098/rspb.2018.0550
  19. https://psycnet.apa.org/record/1989-21464-001
  20. https://conbio.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1046/j.1523-1739.1995.9020462.x
  21. https://www.soest.hawaii.edu/oceanography/faculty/csmith/Files/Smith%20and%20Baco%202003.pdf
  22. https://www.annualreviews.org/doi/abs/10.1146/annurev-marine-010213-135144
  23. https://www.researchgate.net/publication/321872992_Barnacles[/edf_note][edf_note]https://www.redalyc.org/pdf/5156/515651980001.pdf
  24. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21160025/
  25. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0222498
  26. https://www.ifop.cl/en/centro-de-estudio-de-algas-nocivas-crean-de-ifop/
  27. https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/17451000.2013.793805

Referencias:

Danielle Buss

Danielle Buss / PhD (c) Ecología, Universidad de Cambridge

Estudiante de Doctorado en el departamento de Arqueología en la Universidad de Cambridge, Inglaterra, e investigadora en el centro de investigaciones polares británicas (British Antarctic Survey).

Su área de investigación se centra en la genética e isótopos estables para comprender la ecología anterior a la caza de las ballenas, la conectividad y diversidad de las ballenas barbadas en el Sur Atlántico. Danny fue parte de una expedición de investigación en 2020 a bordo de un barco en las Islas Georgias del Sur para estudiar el comportamiento de las ballenas y la ecología en terrenos sub-antárticos.

¿Quieres leer más artículos como éste?

Recibe el contenido de nuestra revista digital directamente en tu correo.

Secciones sitio
Caminando hacia una vida sin basura

Otros artículos

Caminando hacia una vida sin basura

Camila Silva nos invita a conocer su camino hacia una vida sin basura. Un camino lleno de aprendizajes. Hoy casi no produce basura, pero ha sido un camino largo con altos y bajos, que busca inspirar a más personas a unirse al movimiento para cambiar el mundo, una bolsa a la vez.

Conociendo el trabajo de Fundación Fungi y la importancia de los hongos

Otros artículos

Conociendo el trabajo de Fundación Fungi y la importancia de los hongos

Fundación Fungi es la primera ONG en el mundo en trabajar íntegramente por la protección y difusión de los hongos. Los entrevistamos para aprender sobre este mundo fascinante de los hongos y sobre su trabajo en Chile y el mundo.

Mi descubrimiento del cacao

Otros artículos

Mi descubrimiento del cacao

Jangala cacao, nos cuenta sobre su viaje a la selva mexicana y como empezó su amor por el chocolate una vez que conocieron sus origenes. Hoy hacen chocolate del grano a la barra con productores y productos 100% mexicanos. Creemos que si son amantes del chocolate, lo van a amar aún más si saben de donde viene y como se produce.

Como disfruté la cuarentena a través de mi huerto

Otros artículos

Como disfruté la cuarentena a través de mi huerto

Stella Pereira, fotógrafa nos hace un relato fotográfico de su huerto que comenzó el durante la cuarentena. Nos cuenta como el huerto la ayudó a vivir estos tiempos difíciles e inciertos, lo único predecible, nos cuenta, era ver crecer sus verduras y el aprendizaje que esto le trajo. Hoy su familia vive de la comida que producen en su jardín, toda una inspiración.