Parte 5: Un bosque de alimentos

Por Paula Rosales Paula Rosales , | Fotografías de Paula Rosales,

Parte 5: Un bosque de alimentos
Bosque de alimentos

En este quinto relato, Paula nos cuenta cómo ha sido la experiencia de co-habitar con la naturaleza en su hogar. Nos explica algunas técnicas de cultivo en un espacio como su jardín, en el cual hoy ha creado un bosque de alimentos donde conviven animales, humanos y cultivos nativos. Como ella misma escribe, nada sale del sistema, todo se transforma.

En el último relato que compartí les contaba sobre los inicios de nuestra huerta y las primeras experiencias en torno al cultivo de alimentos que tuvimos en casa. Hoy les quiero compartir sobre la relación que hemos ido estableciendo con el bosque.

Cuando llegamos a nuestro terreno, este estaba conformado por una densa mata atlántica, en su mayoría compuesta por árboles de troncos delgados y altura media, salvo algunos de tamaño mayor como sucupiras, guabirabas, pau brasil y uno que otro árbol de cajú. Se cree que no es un bosque de muchos años, sino más bien un renoval, ya que cuentan por aquí, que hace unos pocos años atrás este lugar se usaba para el cultivo de la caña con práctica de quema. Sin embargo, antiguo o nuevo, este lugar es un denso bosque exuberante de vegetación y vida silvestre que me costó bastante comenzar a intervenir, ya que me sentía como una depredadora cada vez que ponía un pie en este lugar.

Bosque de alimentos

Hace un buen tiempo leí por ahí un libro que cuestionaba profundamente la existencia de los espacios de conservación y protección ambiental, donde invita al ser humano a la siguiente lectura, “para cuidar la naturaleza debes mantenerte alejado”. Esas páginas causaron en mí una importante reflexión, creo que ese fue el momento en que comprendí que somos parte de la naturaleza y que, como integrantes de esta, nuestros esfuerzos deben estar dirigidos a aprender a relacionarnos de un modo respetuoso, como integrantes activos, al igual que un mono, un ave o un reptil, y que esas enseñanzas de dejarnos fuera para poder cuidar, son las mismas que autorizan a destruir sin consciencia lo que podemos tocar. Pues bien, con ese desafío por delante decidimos comenzar a habitar en este lugar. 

Para construir nuestra casa y hacer un pequeño lugar para la huerta, tuvimos que despejar esos espacios e inevitablemente cortar algunos árboles; el resto del bosque lo dejamos casi intacto hasta decidir cómo comenzaríamos a co-habitar con este lugar. Una alternativa era dejarlo tal y como estaba, abriendo tan sólo los caminos necesarios para transitar; sin embargo, esta opción no nos permitiría producir alimentos en abundancia y entonces estos tendrían que ser obtenidos en el mercado.

Como esa no era mi intención, tuve que planear una estrategia para conseguir cultivar en medio de este bosque sin llegar a la clásica depredación de terrenos que se comete con la agricultura convencional, donde se tala todo para comenzar a producir desde cero. Como eso no era algo que quería hacer, fue entonces cuando decidimos inspirarnos en los indios de la Amazonía de Brasil. 

Se ha descubierto que el amazonas es un lugar antropogénico, es decir, que se ha co-creado con el ser humano, donde se cultivan especies de interés alimenticio en conjunto con una buena parte de la vegetación existente en el lugar. Así es como conviven árboles, arbustos, herbáceas, hongos y gran biodiversidad. Este tipo de agricultura es sumamente ancestral y hoy se conoce como agroforesta, agricultura sintrópica, bosques de alimentos, entre otros nombres que se le da. 

El cultivar inspirados en el bosque, en términos simples, consiste en respetar la estructura de un bosque natural para crear un organismo en constante evolución, donde interactúan de manera simbiótica y en equilibrio una gran cantidad de especies. Esta manera de cultivar puede comenzar por intervenir un bosque ya existente o crear uno desde cero. Esto va a depender de cada situación en particular.

Para la creación de un bosque que produzca el alimento que se desee, se deben considerar algunos puntos claves como el policultivo, el uso de estratas y la generación de un ecosistema que sea capaz de autosustentarse.

El policultivo hace referencia a la existencia de varias especies conviviendo juntas. Para evitar la competencia entre ellas, se hace un diseño en relación a sus formas, tamaños, requerimientos y necesidades nutricionales, siendo fundamental el uso de plantas perennes que aseguran la permanencia del sistema y abundancia de leguminosas que aportan nitrógeno al suelo.

El uso de estratas consiste en formar un mínimo de 3 capas, que se pueden agrupar en árboles, arbustos y herbáceas, abarcando gran diversidad desde frutales, especies perennes, leguminosas, cereales, hortalizas, cultivos de raíz, enredaderas, hongos, etc. Por último, será necesaria la generación de un ecosistema, es decir, que todas las especies existentes sean capaces de interactuar de manera positiva entre ellas en la búsqueda de la abundancia, resistencia y permanencia.

Un sistema bien diseñado debiera auto fertilizarse por las diferentes especies presentes en él y por el reciclaje de las cosechas. Debiera estar libre de plagas y enfermedades importantes, producto de las asociaciones y la generación de equilibrio por medio de la biodiversidad. También debiera permanecer en el tiempo sin la necesidad de mayores cuidados, esperando una máxima eficiencia por el uso de cultivos horizontales y verticales y por la generación de un sistema rico y complejo, sobre y bajo el suelo. 

Un bosque de alimentos, si bien no es apropiado para hacerlo en un departamento, sí se puede implementar en un espacio pequeño que cuente con un mínimo de 20 mt2, siendo posible hacerlo en el jardín, en algún espacio comunitario o también en grandes extensiones productivas de frutales u otros.

Nuestro caso particular fue el de comenzar a intervenir un bosque ya existente, por lo cual tuvimos que pensar en una buena estrategia para desarrollar. Lo primero que hicimos fue diseñar los caminos de tránsito, ya que necesitábamos desplazarnos hacia donde nuestros vecinos y puntos claves dentro del terreno. Junto a mi hermana Katia, que es ecóloga paisajista y bien entendida en estas temáticas, decidimos desarrollar un plan de circulación que nos permitiera a todos transitar por un lugar delimitado y así poder tener claridad de los lugares que quedarían para posiblemente cultivar. Una vez determinando cuáles serían los caminos de circulación, hicimos caminos curvos que imitaran el movimiento de una serpiente, esto creó espacios orgánicos para transitar. Los trazamos con cal y comenzamos con el traslado de piedras que conseguimos por ahí. Así se fue haciendo el camino y naturalmente se fueron creando los espacios que quedarían con vegetación.

Bosque de alimentos

En los espacios de vegetación, comenzamos a despejar un poco las bases para poder crear áreas que nos permitieran plantar. Hicimos bastante poda que nos permitió dejar algunos claros de luz para las especies que necesitan de ella y al mismo tiempo fuimos transformando esas podas en chip y rastrojos que integramos a nivel de suelo como cobertura vegetal. Así se potencia la descomposición de esta materia orgánica, genera retención de humedad, nutrición del suelo, se activa la vida en él y se crea una rica capa de materia orgánica. Estos suelos son casi pura arena, son ideales para especies como la yuca y caña, frutales como el mango y cajú, pero difíciles para cultivos como hortalizas en general y otras especies. Hemos trabajado fuertemente en agregar mucha materia orgánica para enriquecerlos en función de nuestra alimentación. Comenzamos lentamente a reemplazar algunos árboles y arbustos existentes por frutales y, en la medida que nuestros árboles comenzaron a crecer, fuimos abriendo espacio y podando más a su alrededor.

Ha sido un lento trabajo de reemplazo de especies, siempre procurando dejar abundante flora nativa que ayuda mucho al equilibrio del sistema y, cada planta que es podada se devuelve al suelo; nada sale del sistema, todo se transforma. 

Después de 3 años desde que comenzamos a implementar esta forma de producción, hoy ya cosechamos abundante cantidad de bananas, papayas, cocos, mangos, yuca, batatas, porotos, maíz, maracuyás y otras especies más. La vida silvestre es abundante, los monos, timbú y pajaritos también tienen más comida y puedo decir, en base a mi experiencia, que se puede cultivar en medio de un bosque sin necesidad de acabar con él. 

Paula Rosales

Paula Rosales / Agrónoma y educadora

Agrónoma hace 12 años, decidió junto a su familia dejar Chile para ir a vivir al Nordeste de Brasil, en donde realiza trabajos de consultoría y hace cursos presenciales y online de huertas ecológicas. Creadora de agrocultiva.cl y socio fundadora de porlapermacultura.org pueden ver parte de su trabajo en Instagram.

6 Comentarios

  1. Laura Elgueta

    Me ha sucedido con todos los artículos de Paula Rosales, siempre me dejan pensando, descubriendo en ese pensamiento la sabiduría de todo lo que nos cuenta. En esta oportunidad me llama la atención la descripción que hace sobre el cómo diseñaron las vías de transito en medio de la vegetación. Muchas gracias por compartir esta valiosa experiencia. L

    1. Paula

      Gracias Lala 😘🤗🐍

  2. Carmen Ruiz- Tagle

    Conozco a Paula desde hace años, cuando hacía talleres de huerto acá en Chile, los que varias veces terminó en nuestra granja.
    Creo que la experiencia de ella en cultivar con tanto respeto a la naturaleza es un ejemplo, y su entrega generosa de conocimientos es extraordinaria. Gran aporte! gracias a ustedes por difundirlo

    1. Paula

      Muchas gracias Carmen 😘. Yo les tengo profunda admiración 🤗

  3. Ximena Reyes

    Muy interesante la revista. Este articulo de cultivar un bosque y como lograr el equilibrio entre nosotros depreddores y la naturaleza es aplicable siempre...me dejó pensando. 🙏🙏🙏

  4. Pía

    Qué lindo trabajo!! Conozco ese bosque y esos surcos de serpiente dibujadas en el piso. Qué maravilla caminar unos pasos y cosechar tu alimento, y que a su vez la familia y entorno se enriquezcan con eso. Hermoso trabajo el que haces Paula, que todo siga "dando sus frutos", y que los "claros de luz" que se abren con las podas conscientes y respetuosas, nos iluminen a todos 🙌🏼. Namasté.

Comenta este artículo...

¿Quieres leer más artículos como éste?

Recibe el contenido de nuestra revista digital directamente en tu correo.

Secciones sitio
El maíz en la cultura gastronómica mexicana

Otros artículos

El maíz en la cultura gastronómica mexicana

En este relato, Paola Vera habla de la importancia del maíz y el sistema de cultivo de las milpas en la cultura mexicana. Te invitamos a leer sobre la interconexión del maíz y la cultura mexicana, así como a entender el sistema de las milpas como forma de cultivo.

Caminando hacia una vida sin basura

Otros artículos

Caminando hacia una vida sin basura

Camila Silva nos invita a conocer su camino hacia una vida sin basura. Un camino lleno de aprendizajes. Hoy casi no produce basura, pero ha sido un camino largo con altos y bajos, que busca inspirar a más personas a unirse al movimiento para cambiar el mundo, una bolsa a la vez.

Huertas urbanas agroecológicas, por un paisaje ecosocial para nuestras ciudades

Otros artículos

Huertas urbanas agroecológicas, por un paisaje ecosocial para nuestras ciudades

Emiliano nos cuenta y reflexiona desde su experiencia con proyectos como PlantaBanda y Ciudad Regenerativa cómo acercarnos a las huertas urbanas desde un enfoque social y medioambiental.

¿Qué pasó con el otoño en Chile y qué nos depara el futuro?

Otros artículos

¿Qué pasó con el otoño en Chile y qué nos depara el futuro?

El otoño en Chile está cambiando, ya no es esa estación en la que casi inmediatamente después del verano bajan las temperaturas, sino que es casi una prolongación del verano.

¿Quieres colaborar con nosotros?

Quieres apoyar con contenido, ser parte de una nota o ilustrar algún artículo. Escríbenos con tu idea y conversemos. Como siempre decimos, uno a uno intentemos complementar la visión que tenemos del mundo.

Escríbenos

Ediciones de De la Raíz al Plato

×