La importancia de los bosques para la salud humana

Por María José Pizarro María José Pizarro , | Ilustraciones de Camila Bominio,

La importancia de los bosques para la salud humana

Los bosques son necesarios para la vida en el planeta, uno de sus roles es preservar servicios ecosistémicos y mantener la salud del planeta y la nuestra. María José nos explica qué es un servicio ecosistémico y algunas razones para proteger nuestros bosques.

Los ecosistemas están conformados por relaciones dinámicas complejas, compuestas por comunidades de plantas, animales, microorganismos y el entorno no vivo, que en su conjunto interactúan como una unidad funcional. Todas las personas dependen de los ecosistemas y de los servicios que ellos proveen: alimentos, agua, regulación del clima, gestión de enfermedades, entre muchos otros.

Los seres humanos hemos causado pérdidas significativas de los recursos naturales y ecosistemas mediante diversas actividades; tales como, la explotación de cuerpos de agua, producción de alimentos de forma intensiva y poco sustentable, la tala de bosques y explotación forestal, cambios de uso de suelo, entre otros. Como parte de la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio se estimó que a principios de este milenio la actividad humana ya había llegado a la degradación o el uso no sustentable del 60% de los servicios ecosistémicos.

Los servicios ecosistémicos o ambientales son aquellos que la naturaleza o los procesos ecológicos proveen a los seres vivos y al planeta. Para la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), son el motor del medio ambiente. Incluyen la purificación de aire y agua, la regulación climática global y local y la regulación de plagas y de desastres naturales.

Foto de Visually Us

Estas alteraciones han ocurrido más rápido en los últimos 60 años que en el resto de la historia de la humanidad. Además, los procesos detrás de estos cambios no parecen haber disminuido y, en algunos casos, han aumentado en intensidad.

Por otro lado, se ha prestado poca atención a cómo estos cambios que han modificado la estructura y funcionamiento de los ecosistemas naturales podrían afectar a la salud humana. Estas relaciones son complejas, generalmente indirectas, dispersas en el tiempo y espacio, y dependen también de otros factores.

Cambios ecosistémicos y salud humana

No obstante, existe evidencia creciente de cómo los cambios ecosistémicos, a diferentes niveles, pueden producir impactos en la salud humana. Por ejemplo, pueden generar alergias respiratorias, estrés, enfermedades infecciosas, problemas vinculados con la cantidad y calidad de provisión de agua, inseguridad alimentaria, distribución de contaminantes, entre muchos otros.

Los bosques, en particular, son ecosistemas naturales complejos, dominados por árboles y arbustos, con diversidad estructural, funcional y biológica, con una gran importancia cultural y ambiental. Proporcionan hábitats para la mayoría de las especies de anfibios, aves y mamíferos, albergando la mayor parte de la biodiversidad del planeta, incluyendo animales, hongos y microorganismos. 

Las comunidades que habitan en los bosques dependen de forma directa de los bosques para vivir, al mismo tiempo todos nos beneficiamos de las funciones de los bosques y su biodiversidad, considerando su rol en el ciclo de carbono, el agua, los nutrientes y la filtración de agua y aire.

Según el reporte “El estado de los bosques del mundo” publicado el año 2020, los bosques cubren actualmente 31% de la superficie terrestre, sin embargo, la deforestación y degradación forestal avanzan a un ritmo alarmante1. De acuerdo con la base de datos GlobalTreeSearch (2019), existen más de 60.000 especies de árboles identificados y registrados, de los cuales un tercio se encuentra en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN)2.

Con respecto a la relación entre los bosques y la salud humana, con el conocimiento actual podemos describir variadas interacciones. Una de las vinculaciones más intuitivas se relaciona con la existencia de bosques en forma de áreas verdes en zonas urbanas o sus cercanías y su efecto para reducir los impactos negativos de la urbanización, mejorando la calidad del aire, aportando a la regulación del clima y haciendo las ciudades más habitables.

Los bosques contribuyen a la salud mental y también al aumento de la actividad física, un aspecto muy relevante considerando los niveles de sedentarismo y enfermedades relacionadas en la actualidad.

Por último, otra relación menos explorada entre los bosques y la salud humana tiene que ver con cómo sus funciones pueden regular los procesos de enfermedades infecciosas. La provisión de los servicios ecosistémicos depende de cada ecosistema, su estructura, los procesos y el estado de conservación en el que se encuentran y se reduce con la degradación o cambios en el uso de suelo. Cambios en los ecosistemas, en particular en los bosques, pueden significar alteraciones en las condiciones climáticas del lugar, fragmentación de hábitats de diferentes especies, degradación de los servicios como regulación del ciclo del agua y nutrientes. 

Bosques y salud humana
Ilustración de Camila Dominio

Esto tiene impacto en el comportamiento de vectores o reservorios de enfermedades como mosquitos o ratones, en condiciones que permitirían mantener los patógenos vivos en estos ecosistemas. También se llevan a cabo variaciones de comportamiento entre la población humana, animales domésticos y los entornos naturales.

Ejemplos se encuentran en diferentes estudios que vinculan enfermedades con cambios y degradación de ecosistemas, como mayor incidencia de malaria en zonas con deforestación debido a menor filtración de aguas de lluvia y estancamiento de aguas superficiales, lo que aumentaría la población de mosquitos. Casos de estudio similares se encuentran con diferentes enfermedades víricas, parasitarias y bacterianas.

En este sentido, el cambio de uso de suelos en forma de deforestación es considerado como uno de los principales impulsores de aparición de enfermedades infecciosas emergentes y re-emergentes. Es importante ya que los brotes de enfermedades zoonóticas que afectan a la población humana están creciendo en una tasa alarmante. Esto se puede vincular directamente con la reciente pandemia de SARS-CoV-2, que hasta mayo de este año se han alcanzado cerca de 6,3 millones de personas fallecidas a nivel global3. Si bien su origen no se conoce a ciencia cierta, existen sospechas importantes que consideran que su origen es zoonótico y vinculado con cambios en la interacción humana con reservorios de enfermedades silvestres.

Actualmente, los bosques y su biodiversidad enfrentan grandes retos debido entre otras razones, a su sobreexplotación y la expansión agrícola. La conservación y regeneración de ecosistemas forestales es esencial para los principales desafíos que enfrentamos como sociedad, y también para dimensiones menos estudiadas, como la salud de las personas. En este sentido, es urgente relevar las iniciativas de conservación y dar prioridad a la regeneración de los ecosistemas y sus funciones.

Referencias

  1. https://www.fao.org/3/ca8642es/CA8642ES.pdf
  2. https://www.iucnredlist.org/&sa=D&source=docs&ust=1653426947853600&usg=AOvVaw1aJ4p5tjcB5pKDQOvNN7-j
  3. https://covid19.who.int

Referencias:

María José Pizarro

María José Pizarro / Ingeniera Agrónoma y magíster en Economía Agraria y Ambiental

Durante sus estudios, su área de investigación se centró en el impacto de las políticas forestales y de conservación en bienestar, en particular en pobreza y salud, como parte del trabajo del Centro para el Impacto Socioeconómico de las Políticas Ambientales.
Actualmente se desempeña en la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias del Ministerio de Agricultura de Chile, diseñando, coordinando e impulsando iniciativas públicas y público-privadas en materias de sustentabilidad en el sector silvoagropecuario.

1 Comentario

  1. Karla

    Muy bueno el artículo. María José una seca!

Comenta este artículo...

¿Quieres leer más artículos como éste?

Recibe el contenido de nuestra revista digital directamente en tu correo.

Secciones sitio
¿Qué es la biodinámica? Experiencias, recomendaciones e historia de la Granja Biodinámica El Molino

Otros artículos

¿Qué es la biodinámica? Experiencias, recomendaciones e historia de la Granja Biodinámica El Molino

Carmen y Harry, la hermosa familia a cargo de la Granja Biodinámica El Molino, nos cuentan en este artículo de su experiencia con la biodinámica, qué es, la historia de su granja y lo que significa para ellos.

Barreteo: la deforestación invisible

Otros artículos

Barreteo: la deforestación invisible

La importancia del barreteo de algas en el ecosistema marino de Chile y el mundo es de mucha relevancia, los invitamos a leer un poco más sobre lo que está pasando.

Una familia regenerando el suelo y el bosque nativo en el Valle de Loncomilla

Otros artículos

Una familia regenerando el suelo y el bosque nativo en el Valle de Loncomilla

Vidacyle es una viña orgánica en el Valle de Loncomilla, Chile, pero realmente es mucho más que una viña.

Oda a la sal y sus cinco roles fundamentales en la cocina

Otros artículos

Oda a la sal y sus cinco roles fundamentales en la cocina

La sal es un ingrediente que todos usamos, pero no necesariamente lo sabemos usar. Los invitamos a aprender un poco más sobre la historia de la sal y sus roles.

¿Quieres colaborar con nosotros?

Quieres apoyar con contenido, ser parte de una nota o ilustrar algún artículo. Escríbenos con tu idea y conversemos. Como siempre decimos, uno a uno intentemos complementar la visión que tenemos del mundo.

Escríbenos

Ediciones de De la Raíz al Plato

×