Derecho a la alimentación en la Nueva Constitución

Por Sofía Bustos,

Derecho a la alimentación en la Nueva Constitución
Fotografía de Vo Thuy Tien | Pexels

Chile está en un momento crucial, con bastante incertidumbre de cómo y qué redactaremos en la nueva Constitución, quienes la redacten podrán decidir si Chile irá hacia un camino sostenible o si seguiremos por el camino en el que venimos. Sofía Bustos, fundadora de la ONG Actuemos, enfocados en seguridad alimentaria en Chile, nos explica por qué la nueva Carta Magna debería incluir el derecho a la alimentación, como un derecho humano. Los invitamos a leer y a reflexionar cuál es el país que queremos en torno a la alimentación y salud.

Alimentarnos es vital para poder vivir, y es a su vez un acto complejo, que involucra la forma en que producimos nuestros alimentos, la forma en que los alimentos se transportan, cómo y dónde estos alimentos se comercializan y luego cómo las personas los consumimos. La globalización y los actuales modelos de producción y comercialización han impactado directamente la forma en que nos alimentamos, afectando la salud de las personas y las economías de los territorios.

El valorar los alimentos y promover sistemas alimentarios saludables, justos, sostenibles, con pertinencia territorial y cultural es vital para generar modelos de desarrollo adecuados que permitan a las personas acceder a alimentos de mejor calidad a precios accesibles.

Situación alimentaria en Chile

Chile vive una crisis alimentaria que se ha profundizado en los últimos años y se refleja en los últimos datos publicados por la OECD que muestran que Chile es el país con mayor obesidad y sobrepeso (74% de la población adulta), superando a (72,5%) y Estados Unidos (71%). En el caso de los escolares, la mitad de los niños padecen obesidad o sobrepeso (52% de acuerdo a los últimos datos del Mapa Nutricional de Junaeb 2019). 1

Frutas
Frutas

Por otra parte, antes de la aparición de COVID-19, Chile ya se presentaba con 3,9 millones de adultos chilenos con malnutrición por exceso y una tasa de sobrepeso infantil del 9,3%, a la vez que se ponía en evidencia la existencia de cerca de 600 mil personas con inseguridad alimentaria muy grave y cerca de 2,5 millones de personas con inseguridad alimentaria moderada, es decir, sin acceso regular a alimentos nutritivos y en cantidad adecuada2. Se prevée que el impacto de la pandemia COVID-19 hará que este escenario sea aún más complejo, generando un aumento significativo del hambre y de la inseguridad, a la vez que la disminución en la calidad y variedad de la dieta, generará aumento en la obesidad y el sobrepeso, especialmente en los grupos más vulnerables3.

Desigualdad y alimentación

La desigualdad que se vive en Chile se expresa día a día en los alimentos que los chilenos podemos llevar a nuestras mesas. Un estudio del 2017, realizado por el Ministerio de Salud de Chile, reveló que un 27,1% de los chilenos, quienes pertenecen a los dos quintiles socioeconómicos más bajos, no tienen los ingresos suficientes para costear una alimentación saludable y una dieta saludable es 37% más cara que una menos sana según un estudio de Cepal-Minsal y OPS.

El Mapa Nutricional de la Junaeb arrojó que, en comparación con los índices de 2017, la obesidad en alumnos de primero medio retrocedió en 1,25 puntos porcentuales. Por el contrario, en el caso de los niños de prekinder, kinder y primero básico, aumentó en un 1,3 por ciento.

Con estos datos, podemos decir que las nuevas generaciones tendrán un futuro aún peor, el cual, a la luz de los antecedentes, tendrá como mayores afectados a quienes pertenezcan a estratos socioeconómicos más bajos.

La inseguridad alimentaria aumenta al mismo tiempo que aumenta la obesidad, en solo 12 años el consumo de alimentos procesados y ultraprocesados ha crecido en un 25% y el consumo de comida rápida aumentó casi un 40%, los lugares donde comprar estos alimentos han aumentado en desmedro del crecimiento de ferias libres o mercados de comercialización de productos frescos y saludables4.

En el 2020, el IPC general según el informe del INE, creció un 3% mientras los precios de los alimentos y bebidas llegaron a un 7,6% en el año, esto implica un crecieron en 2,5 veces del IPC general; situación que se vuelve crítica para la población, que se ve afectada por su reducción al acceso a los alimentos y bebidas o se ven obligados a cambiar sus estructura de gastos, para superar esta diferencia generada entre el IPC general y la de los alimentos y bebidas no alcohólicas, acrecentando la desigualdad en Chile.

Alcachofas

Derecho a la alimentación y otros derechos fundamentales

El derecho a la alimentación se considera un derecho humano que el Estado debe garantizar y que debería estar explícito en la Constitución Política.

Este derecho se relaciona con la seguridad alimentaria y con la soberanía alimentaria, toda vez que pretende asegurar a las personas y a las comunidades la cantidad y calidad adecuada de alimentos saludables, sin discriminación de ningún tipo y con pertinencia cultural, para asegurar una vida satisfactoria a todos y todas.

Además, este derecho hace referencia a la protección de la producción nacional agropecuaria y pesquera y a garantizar sistemas alimentarios justos, inclusivos, sostenibles y biodiversos.

Una alimentación adecuada tanto en cantidad y calidad garantiza una vida digna, plena y reduce el riesgo de padecer enfermedades, asegurando de esta forma otro derecho fundamental que es la salud y es deber del Estado velar por la salud de la población.

El derecho a la alimentación está garantizado en varias constituciones en el mundo, sin embargo, en Chile no se encuentra expresa y por ello la vital importancia que toma en el actual proceso constituyente de ser considerada y que sea parte de nuestra nueva carta magna.

El que se incorpore este derecho humano en la Nueva Constitución, permite repensar el modelo de producción, comercialización y consumo de alimentos que nuestro país ha desarrollado, transitando de un modelo de libre mercado a uno centrado en las personas, otorgando también responsabilidad al Estado la forma que nos alimentamos

Este derecho se garantizará mediante el diseño de políticas, planes, estrategias y programas que aseguren sistemas alimentarios saludables, justos y sostenibles; para lo cuál debemos poner en valor el rol fundamental de la agricultura familiar campesina, la pesca artesanal y sus actividades conexas, se debe construir una nueva constitución con enfoque ecológico, incorporando los principios de protección ambiental, justicia ambiental e intergeneracional. Así como el reconocimiento a la crisis climática velando a su vez por que se otorgue reconocimiento a los bienes comunes como el derecho humano al agua asegurando su sostenibilidad, distribución equitativa y resguardo para futuras generaciones.

Entendiendo que las ciudades no pueden subsistir sin lo rural – de ahí obtienen la energía, el agua potable y los alimentos- la nueva constitución debe también suscribir un nuevo trato con la ruralidad. Este “nuevo trato” está fuertemente teñido por los desafíos que le toca enfrentar a esta generación y las venideras: cambio climático, abastecimiento alimentario, generación de energías limpias, escasez de agua potable.

Referencias

  1. https://www.oecd-ilibrary.org/sites/b37dce6d-es/index.html?itemId=/content/component/b37dce6d-es
  2. http://www.fao.org/chile/noticias/detail-events/es/c/1334911/#:~:text=Arica%20y%20Parinacota%2C%20Atacama%2C%20Tarapacá,y%20niños%20latinoamericanos%20y%20chilenos
  3. FAO, FIDA, OPS, WFP y UNICEF, 2020
  4. CEPAL

Referencias:

Sofía Bustos

Sofía Bustos / Nutricionista, experta en sistemas alimentarios sostenibles y candidata a constituyente en Chile

Sofía vive en Viña del Mar, Chile, es nutricionista con conocimientos y experiencia en salud pública. La pasión de Sofia es la alimentación, y ha dedicado su vida a mejorar la calidad de vida de muchas personas. Ha trabajado en el servicio público en Chile, en distintos ministerios  y servicios públicos (Juaneb, INDAP, Minsal y Mideso), así como en organismos internacionales (FAO, Programa Mundial de Alimentos).

Ha recibido importantes reconocimientos nacionales e internacionales por sus esfuerzos en construir sistemas alimentarios  que permitan a todas las personas acceder a una alimentación saludable, justa y sostenible, fortaleciendo principalmente la agricultura familiar campesina y la pesca artesanal.

Fundadora de la ONG Actuemos, creada en el año 2014 con el propósito de promover sistemas alimentarios saludables y sostenibles, desarrollando estudios, proyectos de investigación e implementando programas prácticos para promover la nutrición adecuada y la cultura alimentaria. Sofía fue además candidata a la convención constituyente, buscando crear una nueva Constitución que permita convertir a Chile en un país más justo, solidario y consciente sobre el medio ambiente;  que considere la alimentación adecuada como un derecho humano básico y permita construir las políticas y programas que lo hagan posible.

Comenta este artículo...

¿Quieres leer más artículos como éste?

Recibe el contenido de nuestra revista digital directamente en tu correo.

Secciones sitio
Parte 2. Volver a las raíces en familia

Otros artículos

Parte 2. Volver a las raíces en familia

Paula Rosales dejó Chile para ir a Brasil con su familia a vivir una vida más simple, con menos consumo y solo producir para vivir.

La importancia de los corales y cómo podemos ayudar a restaurarlos

Otros artículos

La importancia de los corales y cómo podemos ayudar a restaurarlos

La buzo y fotógrafa submarina, Carolina Marcías comparte con nosotros su visión del océano y la importancia de proteger los corales.

El suelo y su relación con el clima

Otros artículos

El suelo y su relación con el clima

Dieter Tetzner, geólogo, nos explica las implicancias de la deforestación y agricultura moderna en el suelo, y como a través del suelo podemos encontrar una solución al cambio climático.

La comida no se bota

Otros artículos

La comida no se bota

Dario Contreras, presidente de Fundación Retroalimenta nos da consejos de como reducir nuestro desperdicio de alimentos y nos cuenta sobre la realidad regional.