Las estaciones, nuestra alimentación y estado anímico

Por Paz Bernaschina, | Ilustraciones de Alberto Marcías,

Las estaciones, nuestra alimentación y estado anímico
Fotografía de Hebert Santos | Pexels

La agricultura biodinámica puede parecer algo desconocido para algunos, pero sus principios son muy simples; conectar nuestros cuerpos con los ritmos de las estaciones y alimentarnos de acuerdo a lo que la naturaleza nos entrega. Paz nos explica los principios de las estaciones y cómo afectan nuestro estado de ánimo, así como recomendaciones para vivir acorde a estos ritmos.

Una alimentación adecuada debiese considerar la individualidad de cada persona. Sin embargo, una de las grandes consecuencias de nuestro despertar intelectual ha sido la pérdida de nuestro instinto de alimentación. Entre tanta información que nos entrega la industria de la salud, agroindustria, farmacéuticas e “influencers”, ya casi no nos escuchamos. Esta desconexión con nuestra alimentación no solo es la raíz de crecientes y diversas enfermedades, sino que también, es una de las grandes responsables de la desconexión con nuestra vida interior. Más allá de su aporte nutricional, los alimentos traen consigo la sabia tarea de acompañar nuestro despliegue interior a lo largo de la vida. En su expresión más integra los alimentos nos conectan con nuestro pensar, nuestro sentir y nuestra voluntad. 

Reencontrarnos con una alimentación más individualizada es un desafío de autoconocimiento. En este andar, relacionarnos de un modo más consciente con la naturaleza y sus ritmos estacionales nos ayudará a reconectarnos con nuestra naturaleza más íntima, aquella que nos habla sobre alimentación.  

Primavera-Verano

En primavera y desde las profundidades de la tierra, las fuerzas vitales que dan vida a la naturaleza despiertan aflorando vigorosamente hacia el mundo exterior. La Tierra comienza su periodo de expiración y las fuerzas de la vida van permeando la materia, moldeando infinitas especies vegetales que crecen arquetípicamente, llamadas hacia el sol y el lejano cosmos. La tierra se llena de vida. 

Foto por Camila Marcías

Con la intensidad de la luz y calor del verano las fuerzas vitales emanadas desde la tierra se van haciendo más sutiles. Los procesos de crecimiento (desarrollo de hojas y tallos), iniciados en la primavera, se van metamorfoseando hacia compuestos más sutiles, dando origen a flores y frutos llenos de colores, sabores y aromas. Alcanzando en esta época, la expresión visible, más refinada de las fuerzas vitales que sostienen la naturaleza, y ya las últimas antes de que estas sean liberadas una vez más de regreso al cosmos. A través, por ejemplo, de la volatilización de los aceites esenciales, que se dice son los encargados de retornar el ser de la planta de vuelta al cosmos.

Otoño-Invierno

Con la llegada del otoño, se comienza a sentir la influencia cada vez más lejana del sol. Su luz y calor permean con menor intensidad en la tierra, así como en nuestras almas. La tierra comienza a inspirar y las fuerzas vitales emanadas con tanta intensidad durante la primavera y verano hacia el cosmos, comienzan lentamente su retorno a las profundidades de la tierra.

Las plantas mueven su vitalidad bajo tierra, provocando la caída de sus hojas y la maduración de sus semillas. 

Con la llegada del solsticio de invierno, el retorno de estas fuerzas alcanza su máximo esplendor. Y al contrario de lo que podría creerse, ahí en lo más profundo y silencioso de la tierra, la vida del reino vegetal continúa más viva que nunca, concentrando y vivificando fuerzas que volverán a aflorar nuevamente con la pronta llegada de la primavera. 

Los agricultores biodinámicos conectados con estos procesos intangibles de las estaciones aplican sus preparados especiales cargados de energías, sobre plantas y suelos, en las diferentes estaciones del año con el fin de vivificarlos y permearlos a las influencias del cosmos. 

Infografía Fases de la luna
Plantando según las fases de la luna
Ilustración de Alberto Marcías

Nuestros Ritmos y Alimentación

Al igual que nuestro entorno natural, durante la primavera-verano nosotros también experimentamos un despertar y un florecimiento. Nuestra individualidad, se despliega, al igual que las fuerzas vitales de la naturaleza, en plenitud hacia el mundo exterior, privilegiando la actividad y percepción del entorno por sobre una vida interior. Anímicamente en esta época nos llenamos de vitalidad, entusiasmo y ganas de salir.

Durante el otoño-invierno, y al igual que la naturaleza que comienza su proceso de inspiración, aquellas fuerzas que nos mantuvieron activos y vitales en primavera-verano, comienzan a interiorizarse en nosotros. Nuestro ”yo” se asienta y así nos volvemos a conectar lentamente con nuestra vida interior. La quietud, la introspección y contemplación, propias de esta época, acompañan nuestros procesos anímicos, invitándonos a trabajar la autoconciencia, el pensar y la voluntad.

Sabiamente la naturaleza nos va entregando en cada estación aquellos alimentos que mejor pueden acompañar los cambios de nuestra vida anímica a lo largo del año. 

Por un lado, serán los alimentos fríos y sin cocinar, los que no sólo asimilamos más fácilmente durante los meses cálidos. Alimentos frescos, que no necesitan necesariamente ser calentados ni cocinados, ya que en cierto modo han sido ya cocinados por el sol, como frutas de estación, verduras de origen hojas, jugos verdes, debieran ser la base de nuestra alimentación en la época de primavera-verano. 

La alimentación que mejor acompaña nuestra vida interior en los meses más fríos será aquella que contenga en mayor proporción alimentos calientes y cocinados. Una dieta más caliente ayudará a no sobre exigir nuestra vida interior en meses donde el frío exterior ya es un desafío interno importante. Una dieta cocida en base a cereales integrales, verduras de origen raíz y flor, frutos secos, hierbas aromáticas y aliños estimulantes contribuirán al trabajo de nuestra vida interior. 

Reflexiones

El percibir de manera consciente la naturaleza y sus ritmos estacionales, es una invitación a reconectarnos con nosotros mismos. Es un inicio hacia una alimentación más consciente e individualizada. Confiar que nuestro entorno natural nos entrega sabiamente aquellos alimentos que necesitamos para acompañar nuestro desarrollo a lo largo del año y consumir así alimentos frescos, estacionales y producidos localmente (ojalá agro ecológicamente) es esencial en este reencuentro con nuestra alimentación.

Ir más allá de la mirada materialista y reduccionista del paradigma de alimentación que solo nos ha llevado a estigmatizar o abanderar alimentos, sin una real comprensión de su efecto integral sobre cada uno de nosotros. Tener la certeza que todos los alimentos tienen un propósito y una sabiduría, que no hay alimentos malos sino Individualidades con temperamentos propios, etapas de desarrollo únicas y estados anímicos cambiantes, es trascendental en la búsqueda de una alimentación que acompañe el despliegue de cada individualidad a lo largo de la vida. 

Paz Bernaschina

Paz Bernaschina / Presidenta y socia fundadora de Fundación por la permacultura

Agrónoma con formación en Agricultura Agroecológica. Co-fundadora de «Fundación por la Permacultura» desde donde buscan promover un vivir más consciente, justo y sostenible con nuestro entorno social y ecológico. Actualmente navegando un camino de aprendizaje en alimentación integrativa.

4 Comentarios

  1. Ana Elena

    Genial el artículo. Cariños 🌱

  2. Paula

    Precioso Paz! Siempre entregando información valiosa. Gracias!

  3. Carolina

    Gracias Paz por compartir esta valiosa reflexión!!

  4. Nataly

    Súper acertado lo de avivar la conexión con nuestros instintos. Gracias

Comenta este artículo...

¿Quieres leer más artículos como éste?

Recibe el contenido de nuestra revista digital directamente en tu correo.

Secciones sitio
Parte 2. Volver a las raíces en familia

Otros artículos

Parte 2. Volver a las raíces en familia

Paula Rosales dejó Chile para ir a Brasil con su familia a vivir una vida más simple, con menos consumo y solo producir para vivir.

Sanando a través de la agricultura regenerativa

Otros artículos

Sanando a través de la agricultura regenerativa

La agricultura regenerativa es una forma de recuperar la salud del suelo y a través de él absorber el CO2. Si quieres aprender sobre este movimiento que podría ser una solución al cambio climático, los invitamos a leer este artículo y a aprender sobre la naturaleza y sus principios.

Alimentación responsable: cómo volverse un ConsumActor

Otros artículos

Alimentación responsable: cómo volverse un ConsumActor

Una invitación a ser protagonista de nuestra alimentación, empoderándonos de las decisiones para ir hacia un consumo más consciente. Respetándonos a nosotros y a nuestro planeta.

Un otoño al rescate de alimentos olvidados

Otros artículos

Un otoño al rescate de alimentos olvidados

Nabo, amaranto y algarroba, son tres de los alimentos olvidados que los invitamos a descubrir durante este otoño.