Como disfruté la cuarentena a través de mi huerto

Por Stella Pereira, | Traducido por Camila Marcías,

Como disfruté la cuarentena a través de mi huerto

Stella Pereira es fotógrafa de profesión. Aquí nos cuenta como fue para ella y su pareja empezar un huerto desde cero en su casa el día en que en Inglaterra decretaron cuarentena total. A pesar de la incertidumbre que se vivía ellos gozaron viendo sus semillas crecer y poder lograr alimentarse solo de lo que cosecharon. Esperamos que este relato lleno de imágenes de su huerto los anime a empezar sus propios huertos.

A mediados de marzo de 2020 yo y mi pareja decidimos que íbamos a empezar a cultivar nuestra propia comida. Él venía recién llegando a la casa después del trabajo, era mediodía y el presidente recién anunciaba que el país se iría a cuarentena total. Recuerdo estar sentada en la mesa esa noche sin tener un plan para los próximos meses, pero nuestras cabezas estaban llenas de ideas.

Encabezando la lista estaba que queríamos cultivar nuestra propia comida, queríamos cultivar verduras, pero no teníamos ni la mínima idea de cómo hacerlo, ni tampoco experiencia alguna, no sabíamos por donde empezar.

Comenzamos desarrollando un plan, hicimos un diseño de lo que queríamos plantar y donde iría. Nuestras reglas eran que solo plantaríamos lo que nos gusta comer y que si plantábamos flores, tenían que ser comestibles también o invitar a polinizadores a nuestro jardín.

A esas alturas, las tiendas estaban cerradas y las semillas estaban agotadas de la noche a la mañana. Nuestro vecino, un huertero experimentado, nos donó esquejes de sus plantas. Nos trajo una bandejas de semillas de moras, frutillas y hierbas, y nos enseñó cómo trabajar la tierra. Germinamos semillas de garbanzos y porotos, semillas de mostaza, ajíes y fenogreco. Teníamos guardados semillas de calabacines que también fueron al jardín. La mayoría de las veces también nos olvidamos de etiquetar las plantas y luego de unas semanas cuando germinaban no teníamos idea qué plantas eran, pero estábamos felices de que algo estuviera creciendo.

Unos días después nuestro vecino y Carlos (mi pareja) desmalezaron lo que luego se transformaría en nuestro huerto, armamos un plan y empezamos a plantar lo que había germinado en hileras en el huerto. Las arvejas y habas fueron las primeras, y empezamos un jardín infantil de tomates, plantamos 60, esto fue antes de la primera helada, pero aún así sobrevivieron. En abril, le sumamos al jardín choclo, brocoli morado y coles de bruselas.

A mediados de abril ya habíamos cosechado nuestro primer bol completo de hojas para hacer ensaladas y varios rabanitos ¡los comimos desde la raíz hasta la hoja!

A partir de mayo, solo comíamos lo que cosechábamos. Junio y julio nos brindaron betarragas, arvejas, rabanitos, kale, espinaca, ajo y nuestras primeras habas. Julio nos trajo calabacines por todo el huerto. Nos comíamos todo, ya fuese en ensaladas o sopas, salsas, e incluso mermeladas.

Agosto nos brindó un festival de tomates, berenjenas y pepinos, todos de diferentes formas y tamaños y nuestra primera calabaza. Todo esto en ocho meses, en los cuales también hemos podido compartir las bondades del jardín con nuestra familia y amigos.

Con solo 7 meses hemos cosechado ya casi todo lo que cultivamos, ya es octubre y a pesar de que el cambio de estación haya cambiado un poco como se ve nuestro huerto, aún quedan cosas por cosechar y todavía hay vida en el huerto.

Las abejas continúan haciendo su trabajo diariamente y los pájaros se están comiendo lo que queda de los frutos rojos y alejando a las babosas y caracoles de las hojas verdes.

Tenemos un tremenda sensación de logro, ya que nunca antes habíamos cultivado nada más que hierbas en la ventana de la cocina. Hacer un huerto nos mantuvo ocupados durante la cuarentena, mental y físicamente trabajamos en el huerto y nos mantuvo motivados durante estos tiempos de tanta incertidumbre.

Ahora estamos guardando todas nuestras semillas para prepararnos para el próximo año. Esperando que tengamos un poco más de experiencia y conocimiento y algunas variedades nuevas, probablemente no intentaremos de nuevo plantar lentejas el próximo año.

Stella Pereira

Stella Pereira / Fotógrafa, cocinera y artista

Su meta es lograr capturar la autenticidad por sobre la perfección, encontrar la belleza en las cosas simples y a través de una vida lenta. Stella vive en Cambridge con su esposo, llevan años intentando vivir una vida sustentable, comprando solo lo que necesitan y comiendo lo que producen en su jardín. Amante de crear con sus manos e intenta cuando puede trabajar para Pear Pan Tree, en donde crean cucharas de madera, y otros productos hermosos para darle una segunda vida al material.

Comenta este artículo...

¿Quieres leer más artículos como éste?

Recibe el contenido de nuestra revista digital directamente en tu correo.

Secciones sitio
Por qué todos deberíamos cocinar con harinas integrales

Otros artículos

Por qué todos deberíamos cocinar con harinas integrales

Nuestra editora, Camila Marcías nos cuenta sobre su experiencia horneando con harinas integrales y de por que hacer este cambio es tan importante para el suelo, los granjeros y la biodiversidad.

Conociendo las navajuelas con Elsa Neira en la Región de los Ríos

Otros artículos

Conociendo las navajuelas con Elsa Neira en la Región de los Ríos

En la Región de los Ríos se extraen las navajuelas, en un intento de hacerlo de una forma sostenible en el tiempo, e incluyendo a mujeres, la fundación cocinamar lo hace de una manera justa con un plan de manejo.

El gran momento

Otros artículos

El gran momento

Carolina Echeverri es una apasionada de las aves y comparte con nosotros sus percepciones desde Colombia sobre el sonido de las aves y algunas sugerencias para mantenernos atentos a los sonidos y movimientos de la naturaleza.

Árboles frutales en otoño

Otros artículos

Árboles frutales en otoño

Los frutales, en su mayoría, son caducos (excepto cítricos, paltos y olivos). Estos árboles provienen de lugares con inviernos fríos y en estos climas desarrollaron un mecanismo especial para evitar la muerte de tejido por temperaturas bajo cero: botar las hojas en otoño. En este artículo les contaré en breve que ocurre dentro de la…