Alimentación responsable: cómo volverse un ConsumActor

Por Pamela Ebner, | Ilustraciones de Diego de Arena,

Alimentación responsable: cómo volverse un ConsumActor
Fotografía por Mali Maeder | Pexels

Pamela nos invita a ser los protagonistas de nuestra alimentación, a ser conscientes de nuestras decisiones a la hora de consumir. Lo que ella define como un ConsumActor, nos explica cómo hacerlo con cinco perspectivas que todos podemos adoptar, para cuidarnos a la hora de comer y para cuidar al planeta.

En este año tan extraño que hemos vivido, muchos de nosotros hemos tomado nuevas resoluciones de vida. Dentro de ellas, muchas tienen que ver con la alimentación. Algunos comenzaron por primera vez un huerto, otros empezaron a cocinar, otros decidieron comer más sano, etc. Lo cierto es que si de algo ha servido esta crisis sanitaria es para detenernos un momento a cuestionarnos, replantear nuestro estilo de vida y auto desafiarnos a la reinvención de nosotros mismos en una mejor versión. Una versión más consciente y más responsable, donde somos los actores principales del cambio.   

¿Cómo volverse un consumActor?

Ser el protagonista de tu alimentación implica involucrarse desde la raíz al plato, e incluso después del plato. Es decir, entender que el acto de alimentarnos forma parte de un sistema, el cual tiene impactos positivos y negativos, y que nosotros somos capaces con pequeñas acciones de reducir los impactos negativos y generar circuitos virtuosos para nuestro sistema alimentario. ¿Si aún no es tu caso? Te invitamos a adherir alguna de estas acciones para volverte un consumActor. 

Ilustración consumactor
Ilustración consumactor, por Diego de Arena

5 medidas para volverse un consumActor 

1. Comer frutas y verduras de estación y de manera local 

Tomates
Diferentes especies de tomates | Fotografía por Camila Marcías

Hoy en día nos hemos acostumbrado a comer tomate todo el año, sabiendo que es una fruta de estación cálida. Pero quien ha probado un tomate en invierno sabe perfectamente que el sabor no tiene nada que ver con lo que es, por ejemplo, una ensalada chilena (tomate con cebolla) en pleno verano. Claro, las condiciones propias del medio ambiente como el clima, el suelo, la luz, la irrigación, etc., tienen un impacto directo en el cultivo y en la maduración de las frutas y verduras según la estación del año. Al respetar estas condiciones naturales permitimos a las frutas y verduras obtener de su entorno el máximo de beneficios y nutrientes, que llevan a que éstas sean más sabrosas y de mejor calidad nutricional. La naturaleza no se equivoca y nos brinda los alimentos adecuados según la estación. 

Además de consumir las frutas y verduras propias de la estación, podemos agregar un consumo local (cultivado lo más próximo a tu región o localidad), que será no sólo beneficioso para ti y el planeta, sino que también tiene un beneficio social, incentivando la economía local y el comercio de pequeños y medianos productores. Para comenzar a comer local y de estación, primero te recomiendo poner un calendario de frutas y verduras en tu refrigerador para recordar mes a mes lo que la naturaleza nos ofrece. La segunda recomendación es, al momento de hacer tus compras, informarte acerca de lo que consumes. Date el tiempo de conversar y conocer a los productores/vendedores/comercializadores. Tan importante es generar una relación con ellos como también preguntar el origen de los alimentos, preguntar cuánto viajaron, dónde fueron cultivados, quiénes son los distribuidores, saber si hay intermediarios, etc. Mientras más información tenemos a disposición, mejores elecciones podemos hacer. 

¿Quieres saber más sobre este tema? Te invito a leer El rol de las cooperativas y redes de autoabastecimiento en la transformación agroecológica

2. Favorecer el comercio y consumo orgánico 

El consumo de alimentos orgánicos nos garantiza un sistema de producción más respetuoso del medio ambiente, de los animales y de los trabajadores. Cada vez hay más iniciativas y más productores que comienzan a comprometerse con este tipo de producción. Sin embargo, el proceso de la agricultura orgánica implica restricciones significativas que elevan los costos de producción y comercialización, es por eso que, a pesar de que aumenta la demanda y los esfuerzos de muchos productores, aún su consumo es poco democrático. La buena noticia es que poco a poco son más los que eligen este tipo de producción, generando más alternativas para los consumidores. 1

Muchas veces, por razones económicas y/o prácticas, es difícil consumir productos locales y más aún orgánicos. Sin embargo, hay algo que todos sí podemos hacer y es consumir alimentos propios de la estación. Nuestras elecciones como consumidores son de cierta forma un acto político con el cual podemos ir poco a poco haciendo presión para que todos ganemos: La biodiversidad, el medio ambiente, nuestra salud y los agricultores comprometidos con prácticas agrícolas sustentables. 

¿Cómo podemos comer orgánico sin gastar demasiado ? Existen alternativas de cooperativas y asociaciones que dan acceso a huertos compartidos y, si tienes un espacio en tu casa aunque sea reducido, tú también puedes comenzar realizando tus propias plantaciones. Asegúrate que tus semillas sean orgánicas, luego puedes comenzar con plantas aromáticas, algunas hierbas y poco a poco verás lo satisfactorio que es cosechar tus propios alimentos. En balcón, terraza, en maceteros, en vertical, etc… existen muchos formatos. Verás que todo es posible, sólo debes animarte. 

¿Quieres saber más sobre este tema? Te invito a leer Sustentabilidad, el ingrediente más importante del plato

3. Reducir el desperdicio alimentario

Al día de hoy, se estima que el 10% de los gases de efecto invernadero producidos por el sistema alimentario a nivel mundial se vinculan directamente a las pérdidas y desperdicios de alimentos. Quiere decir que, si la pérdida y el desperdicio de alimentos fueran un país, sería el tercer país emisor más grande del mundo2. Todos podemos contribuir a reducir estas cifras tan sólo con un poco de organización:

¿Quieres saber más sobre este tema? Te invito a leer La comida no se bota

4. Reducir los embalajes e incentivar el cero desecho

Ser un ConsumActor es también hacernos cargo de los desechos de nuestros alimentos. Para eso, la primera recomendación es reducir al máximo los embalajes. Sobre todo los plásticos de un solo uso, que probablemente terminarán en el océano. Cada vez la oferta de productos a granel aumenta, ya sea en venta directa o por internet. Sólo debes preparar tus contenedores y bolsas reutilizables para almacenar mejor tus productos en un espacio limpio y seco. De esta forma se conservan mejor, evitando polillas, hongos y microorganismos no deseados. 

Aumenta el consumo de productos frescos como las frutas y las verduras sin embalajes. Los desechos de estos alimentos son biodegradables y se pueden compostar. Hoy por hoy es cada vez más accesible tener un compost en casa. Hay composteras que se usan al interior, de diferentes tamaños ( ideales para departamentos) y también hay composteras comunes, donde tú llevas tus desechos a un gran compost comunitario. Te invitamos a buscar la alternativa que más te acomode, ya sea para abastecerte con menos embalaje posible como para la gestión de tus desechos.  

¿Quieres saber más sobre este tema? Te invito a leer Caminando hacia una vida sin basura

5. Reducir el consumo de carne y de alimentos ultra procesados

Escoger lo que comemos es una manera de ser ConsumActores, pero para saber escoger debemos tener la información necesaria. Hoy día, si todos continuamos consumiendo la misma cantidad de carne, pronto necesitaremos 4 planetas para abastecernos, lo cual es imposible. Contrariamente a lo que se piensa, esta no es sólo una reivindicación de vegetarianos y veganos. Esta es una problemática que involucra a todos los que vivimos en este planeta. Si eres carnívoro, consumir menos cantidad pero de mejor calidad traerá beneficios para tu salud, para tu economía y estarás contribuyendo con el medio ambiente. Además es una oportunidad para probar nuevas recetas, variar la alimentación y descubrir nuevos sabores. ¿Qué mejor? 

Otra elección que podemos hacer es reducir nuestro consumo de alimentos ultra procesados. Elaborados con ingredientes falsos y con un elevado costo energético de producción, sin mencionar sus embalajes, estos productos son nocivos para la salud y el medio ambiente.4

¿Cómo identificarlos? En su packaging tienen los famosos sellos negros. Pero la verdad es que, esto ya no es suficiente, debemos ir más lejos y mirar la lista de ingredientes para darnos cuenta que en ellos encontramos: jarabe de maltitol, o de glucosa, aromas, colorantes, texturantes, proteínas hidrolizadas, aceites refinados, dextrosa, etc, etc., la lista puede continuar, pero lo que debemos retener es que estos son ingredientes de uso industrial, que a fuerza de consumirlos en grandes cantidades se vuelven nocivos para la salud y el planeta. Quédate con los verdaderos alimentos, esos que comía y cocinaba tu abuela, los que tienen verdaderos ingredientes, esos que nutren, como los que puedes encontrar en tu cocina. ¡El resto es pura química! 

“Si caminas solo, seguro avanzas más rápido, pero juntos vamos mucho más lejos”.

Esa es nuestra invitación hoy, a que juntos hagamos fuerza como consumidores hacia una oferta alimentaria más sana, más limpia y respetuosa del medio ambiente. 

Referencias

  1. http://www.sag.gob.cl/ambitos-de-accion/productos-organicos
  2. http://www.fao.org/chile/noticias/detail-events/es/c/1208158/
  3. https://www.odepa.gob.cl/temas-transversales/agricultura-sustentable/perdida-y-desperdicio-de-alimentos
  4. https://dipol.minsal.cl/departamentos-2/nutricion-y-alimentos/
Pamela Ebner

Pamela Ebner /

Pamela es nutricionista, una chilena de corazón que vivió durante algunos años en Argentina donde descubrió su pasión por el yoga y por el mate. Actualmente residente en Francia, milita por una alimentación más auténtica, simple y sana. 

Convencida de la necesidad y la urgencia de modificar holísticamente desde la raíz al plato nuestros patrones alimentarios, espera aportar su granito de arena incentivando una alimentación equilibrada en total coherencia, respeto y armonía con el medio ambiente. 

Comenta este artículo...

¿Quieres leer más artículos como éste?

Recibe el contenido de nuestra revista digital directamente en tu correo.

Secciones sitio
Barreteo: la deforestación invisible

Otros artículos

Barreteo: la deforestación invisible

La importancia del barreteo de algas en el ecosistema marino de Chile y el mundo es de mucha relevancia, los invitamos a leer un poco más sobre lo que está pasando.

Sin azul no hay verde y viceversa: biodiversidad y servicios ecosistémicos

Otros artículos

Sin azul no hay verde y viceversa: biodiversidad y servicios ecosistémicos

María Ignacia, veterinaria y estudiante de Maestría en Ciencias en la Universidad de Sydney, nos cuenta sobre la importancia de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, su rol en el planeta e impacto en nuestras vidas.

Cultivar orgánico: la importancia de la biodiversidad en la salud de tu huerto

Otros artículos

Cultivar orgánico: la importancia de la biodiversidad en la salud de tu huerto

Con varios años de experiencia en el cultivo orgánico, Anita nos comenta qué debemos hacer para prevenir enfermedades y plagas en nuestro huerto y motivarnos a hacerlo de manera orgánica.

Otoño, tiempo de vendimia y para aprender sobre el vino biodinámico

Otros artículos

Otoño, tiempo de vendimia y para aprender sobre el vino biodinámico

Entrevista al enólogo Álvaro Espinoza, fundador de Antiyal, una viña pionera en producción de vino biodinámico en Chile.