James Wakibia y su lucha contra el plástico.

Por Carla Soto, Alberto Marcías, | Fotografías de James Wakibia, | Traducido por Carla Soto,

James Wakibia y su lucha contra el plástico.
Plásticos recolectados en una playa de Kenia. Fotografía de Alberto Marcías.

Te invitamos a conocer cómo una persona, guiada por su pasión y con la ayuda de redes sociales, logró que en su país se prohibiera el uso de bolsas plásticas. Conversamos con James Wakibia, un activista keniata que aboga por un mundo más limpio y sustentable. Fue una entrevista inspiradora, que nos enseña a luchar por un medioambiente limpio.

El año 2018 hicimos un viaje a Kenia motivados principalmente por la oportunidad de hacer un safari y poder conocer su fauna. Después de varios días de safari, decidimos pasar unos días en la costa Keniata, de la cual habíamos leído maravillas ( escribimos algunas notas acá).
Si bien mucho de lo que leímos era cierto, nos llamó muchísimo la atención la cantidad de basura que era apreciable tanto en playas, calles y ciudades. Fue así como en una pequeña localidad costera nos enteramos de una campaña que había comenzado 3 años antes: una sola persona batallando para eliminar los plásticos de un solo uso.

James Wakibia, un activista medioambiental de Nakuru, una ciudad a 150 kms de Nairobi, había comenzado el 2015 una campaña a través de Twitter con el hashtag #banplasticsKE para eliminar el plástico. Esto trajo como consecuencia que en el año 2017 se prohibió el uso de bolsas plásticas de un solo uso en todo el país.
Conversamos con James, quien amablemente nos compartió su experiencia y nos contó sobre su actual campaña y avances.

James Wakibia
James Wakibia

Sabemos que todo empezó a nivel local, en tu ciudad, cuando viste que el vertedero estaba a tope de basura y particularmente con plásticos. En nuestro paso por Kenia, vimos que si bien aún había mucha basura, el país tomaba ciertas medidas. Por ejemplo, al ir al supermercado no nos daban bolsas, algo que en ese entonces nos llamó mucho la atención y nos pareció algo digno de imitar: tanto frutas y verduras eran pesadas y puestas en una bolsa reutilizable, con todos los precios juntos. ¿Qué otros cambios has notado estos últimos años?

En los tres años siguientes luego del anuncio de la eliminación de las bolsas plásticas para transporte, Kenia efectivamente se ha vuelto más limpio y su gente aún más consciente sobre su rol en la protección del medioambiente. Creo que de cierta forma, la prohibición oficial acabó con dos problemas en una ejecución; por un lado redujo significativamente la contaminación por plásticos y también hizo que la gente sea más consciente sobre la importancia de mantener su entorno limpio. Hasta ahora, las calles, los desagües, líneas de alcantarillado y ríos están mucho más limpios; hay menos desechos plásticos en ellos. Los árboles están felices de que ya no hayan más bolsas plásticas multicolores colgando de ellos.

Un estudio anterior estableció que los supermercados en Kenia solían emitir más de 100 millones de bolsas plásticas al año, eso quiere decir que por lo bajo hemos podido salvar al medio ambiente de 100 millones de bolsas plásticas cada año y eso es elogiable.

Me alegra, porque sabemos que esas bolsas plásticas no podrían ser recicladas ni mucho menos naturalmente descompuestas. De lo contrario, serían degradadas en micro plásticos, los cuales flotan en el aire hasta entrar en nuestros sistemas de agua, lo cual es un gran problema medioambiental, así como también de salud pública.

Un hombre posa sobre el vertedero de Dandora, un suburbio en Nairobi, Kenia.
Fotografía por James Wakibia.
Un hombre posa sobre el vertedero de Dandora, un suburbio en Nairobi, Kenia.
Fotografía por James Wakibia.

En ese entonces, también leímos que el siguiente paso sería continuar con la eliminación de plásticos de un solo uso, como las bombillas. ¿Cómo ha ido ese proceso?

Hasta ahora muy bien. Hace un año Kenia aplicó otra prohibición para los plásticos de un solo uso, teniendo como objetivo todas sus áreas protegidas. Desde entonces está prohibido por ley entrar a parques, bosques, playas y otras áreas designadas de protección con plásticos de un solo uso, como bombillas, vasos y platos plásticos. Todos estos esfuerzos están orientados en abordar la contaminación por plásticos en Kenia, especialmente en áreas con vida salvaje.

También nos hemos asociado con FlipFlopi, la primera organización en construir una embarcación con desechos plásticos y exitosamente navegar más de 500 kms desde Lamu (Kenia) hasta Zanzíbar (Tanzania), generando sensibilización hacia la contaminación marina producida por plásticos. Este año FlipFlopi navegará desde el Lago Victoria, ubicado al este de África, para continuar con la campaña de sensibilización. Estamos haciendo un llamado a todos los integrantes de los países del este de África a prohibir ciertos plásticos de un solo uso en sus territorios. El problema del plástico no es sólo a nivel nacional, ya que los mismos problemas están prácticamente en toda la región.

Ciertamente es un problema GLOBAL sobre el cual se deben elaborar tratados internacionales.

Con la entrada en vigencia de la incorporación de residuos plásticos en el Convenio de Basilea, el cual regulará los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación, espero que los países occidentales dejen de enviar sus desechos plásticos a países en desarrollo. Es tiempo de que cada país lidie con sus propios desechos.
Tristemente, EE.UU. no lo ratificó, pero no se puede esperar otra cosa con un presidente que no cree en el cambio climático y rehúsa firmar tratados medioambientales internacionales. Me gustaría pensar que con la nueva administración de Biden se enfrenten estos temas desde otra perspectiva.

Me horrorizaron las sugerencias del American Chemistry Council, un grupo de presión de la industria del plástico. Según ellos, Kenia debería dejar de imponer límites nacionales al plástico, sugiriendo el levantamiento de nuestras prohibiciones y lograr un acuerdo en el comercio de residuos plásticos. Sin importar que Kenia se adhirió a la Convención de Basilea y ha demostrado un liderazgo emulable para abordar la contaminación plástica. Algo que muchos países están luchando por hacer. Incluso sugirieron que Kenia debería convertirse en un centro petroquímico para fabricar productos químicos y plásticos para África; es sorprendente. Considerando todos los químicos tóxicos sucios que producen esas plantas.
En St. James Parish, Louisiana, las comunidades sufren de enfermedades terminales debido a los efectos de las toxinas que estas plantas petroquímicas producen. Kenia con su pequeña economía no puede manejar el aumento de los desechos plásticos y las toxinas en torno a esta actividad.

Entendemos y comprendemos la frustración. De todos modos los avances y esta alianza con FlipFlopi suenan alentadores.
Como dices, la contaminación en el mar generada por plásticos, es un problema global. Hemos visto plásticos en muchas playas de distintos países (incluso en áreas protegidas) y uno de los problemas es que viaja alrededor del mundo debido a las corrientes. ¿Enfocarán esta campaña en algo específico? ¿Cómo harán para sensibilizar en torno a este tema?

Cierto, la contaminación por plásticos está presente en todos lados; está en el agua que bebemos, nuestra comida y el aire que respiramos. El plástico es parte de nuestras vidas – ya está en nuestros cuerpos. Estudios han demostrado que estamos padeciendo de problemas respiratorios, cáncer y otras enfermedades, por inhalar aire contaminado con químicos producidos por plásticos quemados. 

Limpieza de un río en Nairobi
Limpieza de un río en Nairobi
Limpieza de un río en Nairobi
Fotografías por James Wakibia.

Hoy mi enfoque está en los plásticos de un solo uso que no se pueden reintegrar en una economía circular y que tampoco se degradan naturalmente.

Estoy luchando para que los gobiernos los prohíban por completo, y para que las industrias de plástico diseñen productos que tengan una menor huella medioambiental.

Estoy utilizando las redes sociales y cualquier otra plataforma, como esta, para difundir el mensaje. También estoy colaborando con otras organizaciones medioambientales para presionar no sólo las prohibiciones, sino también las regulaciones y la mejora de las inversiones en infraestructura para manejar desechos sólidos, especialmente el plástico, que es una gran preocupación ambiental.

El voluntario Joab Okello retirando plásticos atascados en el río Njoro, en Nakuru, Kenia.
Fotografía por James Wakibia.
El voluntario Joab Okello retirando plásticos atascados en el río Njoro, en Nakuru, Kenia.
Fotografía por James Wakibia.

Nuestra revista está enfocada en alimentación y sustentabilidad. Sabemos que muchos de estos plásticos terminan contaminando cosechas, ríos y finalmente el mar. Existen estudios científicos que mencionan el consumo de microplásticos a través de nuestros alimentos, que puede ser por ejemplo, a través de un pescado que ha consumido pedazos de plástico. ¿Cuán importante son en tus campañas este tipo de estudios científicos?

Creo que la información apoyada con datos científicos es relevante en este tipo de campañas. La gente necesita que se les diga la verdad sobre el impacto del plástico en sus vidas. ¡Todos conocemos al enemigo! Lamentablemente no somos tan firmes a la hora de combatirlo.

¿Y a qué fuentes recurres comúnmente?

Confío en muchos estudios científicos publicados en La Red Internacional de Eliminación de Contaminantes IPEN, en la Sociedad Endocrinóloga, el Centro de Derecho Ambiental Internacional (CIEL), Centro para la Justicia Ambiental y el Desarrollo de Kenia (CEJAD) y otras organizaciones, tanto internacionales como locales. Creo que existe suficiente evidencia científica para que los gobiernos comiencen a pensar en políticas que mitiguen los efectos de la contaminación por plásticos. 

Imaginamos han sido años de arduo trabajo. ¿Qué otras dificultades encontraste en tu camino?

Hubo muchos desafíos pero todos fueron minimizados por la pasión, que fue el motor que me impulsó. Contarle a la gente que yo quería que lo que ellos más usaban fuera eliminado fue muy difícil de entender. Hoy en día, pueden apreciar todos los beneficios que esto produjo en sus vidas.

Nos has enseñado que podemos lograr más de lo que creemos. ¿Cómo puedes motivar a otros que puedan estar pasando por problemáticas similares a las que tú enfrentaste?

Llevar a cabo cualquier campaña, especialmente sin algún tipo de presupuesto, no es un paseo por el parque pero si tienes la pasión de hacer lo que amas nada es tan grande. Si eres activista de base, encontrar apoyo financiero será difícil.

Entonces, mi mensaje para cualquiera que esté buscando generar un cambio es que crean en la belleza de sus sueños.

Como dijo alguna vez Lupita Nyong’o, todos los sueños son válidos. No hay nada tan difícil si tu motor es la pasión.

Puedes seguir a James Wakibia en Instagram o Twitter.

Carla Soto

Carla Soto / Diseñadora gráfica

Las flores, los animales, la cocina y los viajes me animan cada día. Diseñadora Gráfica de profesión, he buscado un camino que pueda relacionar el diseño y las flores en un mismo lugar, por lo que hace algunos años hice Magnolia Flores, negocio que he intentado compatibilizar con mi amor a los viajes. Y si bien la pandemia ha dificultado algunos proyectos, han surgido oportunidades como esta, donde junto a un gran equipo hemos creado De la Raíz al Plato 😉.

Alberto Marcías

Alberto Marcías / Diseñador gráfico, desarrollador web y UX.

Gran parte de mi tiempo lo dedico al diseño gráfico, enfocado en diseño de imagen y branding para marcas. Y si bien el diseño me gusta mucho, dedico muchas horas al desarrollo web, especialmente enfocado en la usabilidad. Gracias a eso he podido participar como uno de los creadores y colaboradores de De la Raíz al Plato, revista con la que he tenido la oportunidad de participar con otras pasiones: la fotografía e ilustración.

Puedes saber más de mi, en mis redes 😉.

¿Quieres leer más artículos como éste?

Recibe el contenido de nuestra revista digital directamente en tu correo.

Secciones sitio
Disminuir nuestra huella ecológica a través de la alimentación

Otros artículos

Disminuir nuestra huella ecológica a través de la alimentación

En este artículo de Francisca Amenábar, nos da algunos consejos de como disminuir nuestra huella de carbono a través de la alimentación. Si quieres aprender sobre la dieta climariana y sobre las acciones en que podemos hacer en nuestro día a día para minimizar nuestra huella los invitamos a leer este artículo.

Las ballenas, el tope de la cadena alimentaria

Otros artículos

Las ballenas, el tope de la cadena alimentaria

Danielle Buss, especialista en ballenas, nos explica cuales son sus roles y por qué es tan importante protegerlas. Las ballenas nos pueden ayudar a combatir el cambio climático y su importancia en la cadena alimenticia.

El rol de las cooperativas y redes de autoabastecimiento en la transformación agroecológica

Otros artículos

El rol de las cooperativas y redes de autoabastecimiento en la transformación agroecológica

La Cooperativa Huellas Verdes comparte con nosotros los principios para generar comunidades unidas a través de la agricultura. Nos cuentan su experiencia durante la pandemia y de por que ahora más que nunca importan las redes de autoabastecimiento.

Los océanos y el fitoplancton: nuestros mejores aliados para combatir el cambio climático

Otros artículos

Los océanos y el fitoplancton: nuestros mejores aliados para combatir el cambio climático

El fitoplancton; los verdaderos pulmones del planeta. Dieter Tetzner nos enseña la importancia del océano en la absorción del dióxido de carbono atmosférico y su capacidad para producir oxígeno.