Parte 2. Volver a las raíces en familia

Por Paula Rosales, | Fotografías de Paula Rosales,

Parte 2. Volver a las raíces en familia

Esta columna está inspirada en ese retorno a lo esencial, a eso que realmente es la fuente de la vida. Esas raíces humanas insertas en la naturaleza, unidos unos a otros y con consciencia plena. Una historia que busca ser una inspiración para aquellos que quieren hacer un cambio en sus vidas, para quienes eligen ser soberanos de sí mismos y que han decidido que es momento de hacer frente al sistema global que hoy controla nuestra existencia. Los invitamos a leer la columna de Paula Rosales y acompañarnos en sus relatos que serán parte de cada edición.

Si no has leído la primera parte, te recomendamos leerla para aprender los comienzos de este viaje.


Un poco de nuestra historia

Somos una familia compuesta por Leo (mi compañero de vida), Amaro (11 años), Gael (9 años), Pascal (6 años), Luan (1 año y 10 meses) y yo, Paula. Por mi parte, llevo años dedicándome a la agricultura. Trabajé en Santiago de Chile unos 10 años enfocada en las huertas urbanas y pude vivenciar día a día la desconexión del ser humano con la naturaleza y el impacto que esto genera en nuestra forma de vivir, pensar y sentir.

El proceso fue largo. Poco a poco comencé a darme cuenta de cómo vivimos en estas grandes ciudades dirigidas por el capitalismo y peor aún, por el neoliberalismo. Comencé a observar cuáles son las prioridades de una sociedad de consumo, de cómo funciona un mundo acelerado y sumamente exigente. Desperté para ver cómo dirigen nuestras vidas, nos dicen qué comer, qué comprar, qué hacer.

Me hice consciente de cuánto tiempo estamos dedicando a nuestros hijos y a nosotros mismos, supe que nuestra sociedad sufre de un vacío interno que no se llena con lo que está afuera. Tuve la certeza de que estábamos siendo engañados, manipulados. Mi trabajo comenzó a enfocarse en fomentar la agricultura urbana para minimizar, en algún grado, las implicancias que traen consigo el vivir en una ciudad lejos de la fuente de la vida; “la Tierra”.

Me dediqué a hacer clases, realizar talleres, escribir en una revista sobre estos temas y trabajar activamente en cada proyecto que significara, desde mi punto de vista, ser un aporte.

Junto a Leo y nuestros hijos, teníamos la fortuna de vivir en la precordillera un tanto alejados de la ciudad. Los niños iban a una escuela hermosa que quedaba más o menos cerca de la casa, y bueno, a Leo le tocaba viajar horas y horas para llegar a su empresa que es una distribuidora de frutas y verduras que hasta el día de hoy dirige a distancia.

Teníamos una vida linda, diseñada y construida por nosotros. Sin embargo, estábamos totalmente insertos en un sistema de carácter global, que nos estaba asfixiando. 

Los inicios del proyecto

Así andaba la vida hasta que un día nos visitó en casa un amigo de Leo, conocido como «el chino», un chileno que vive en Brasil hace ya más de 10 años. Y por esas cosas que suceden, él estaba necesitando vender un terreno que tenía en un hermoso lugar llamado Entre Ríos, una localidad que pertenece a la ciudad de Vila Flor, a unos 20 km de Pipa y unos 120 km de Natal, en Brasil. Este lugar sólo lo conocía Leo, ya que juntos lo encontraron hace varios años cuando «el chino» junto a su familia buscaba un lugar para vivir. Yo personalmente no lo conocía ni en fotos, pero como confío en la intuición de Leo, me dejé llevar. Compramos un pedacito de tierra que prontamente iríamos a visitar.

Viajamos en vacaciones sin proyecto ninguno en nuestras mentes, sin embargo, cuando llegamos a este lugar, supimos que aquí es donde queríamos estar.
Nos encontramos con un lugar mágico y especial que nos invitó a sentir, a repensar lo que estábamos eligiendo cada día, a ver realmente lo que queríamos para nuestros hijos, a ser críticos y realistas en la cantidad y calidad del tiempo que les estábamos dedicando a ellos.

Selva en Brasil

Nos invitó a ver cuál era el foco de nuestros esfuerzos, a cambiar las prioridades y finalmente decidimos que queríamos vivir de un modo diferente. Queríamos prestar atención a esas cosas cotidianas que en algún momento habían dejado de ser importantes, ese café sin prisa en la mañana, hacer el pan con nuestras propias manos, coser las fundas de los cojines, observar pajaritos, disfrutar del río, del sol, del mar y de todas las cosas bellas de este lugar.

Construir la casa a pulso, hacer el jardín y plantar cada frutal o especie que algún día nos podrían brindar alimento. Criar nuestros propios animales, sacar huevos frescos cada mañana. Queríamos comenzar a hacer todo eso que se delega a otros, mientras vendemos nuestras horas a un precio más alto para lograr así la famosa rentabilidad. Esa constante búsqueda del  productivismo que tenemos archivado hasta en los huesos. En fin, había que hacer algo con todo eso.

Decidimos hacernos soberanos de nuestras vidas, ser dueños de nuestro tiempo, vivir con lo justo, comer de nuestra tierra y animales, mandar pocas horas a la escuela a nuestros hijos, vivir cercanos a un pueblo playero y lento. Conectar realmente con quienes somos y con lo que queremos de nuestras vidas.

Decidimos comenzar a transitar por un camino que, sin duda, no sería fácil y muchas veces incómodo, pero con la certeza de que nos traería autonomía, libertad y mucha felicidad. 

Lo primero que pensamos sería hacer un plan para preparar nuestra partida desde Chile y acomodar lo más posible nuestra llegada en Brasil. Y digo partir de Chile porque esa fue la puerta que se nos abrió y en la que quisimos entrar, sin embargo, quisiera aclarar, que este tipo de cambios se pueden hacer en cualquier lugar, es un cambio interno y profundo, aunque obviamente salir de la ciudad y de la “máquina de la productividad” ayuda bastante. 

Así comenzamos a planificar y trabajar en nuestro proyecto. Trabajamos duro ese primer año, juntamos el dinero para comenzar con la construcción de la casita en Brasil. Al siguiente verano (año 2017) volvimos y comenzamos a levantar lo que sería nuestra casa. Trabajamos mucho, hacía calor y estábamos recién enfrentándonos a la vida rodeados de insectos y esos mosquitos devoradores que al día de hoy son mi pesadilla. En un par de meses logramos dejar bastante avanzado. Luego nos fuimos a Chile nuevamente a trabajar todo un año para finalmente venirnos tranquilos y bien organizados. 

La partida y un nuevo comienzo

La familia partiendo de Santiago, Chile a Brasil

No voy a desconocer que no fue fácil salir de Chile, dejar a nuestra familia y amigos. Esa casa en la precordillera que construimos poco a poco por más de 10 años. Nuestras rutinas, paseos al cerro, mis más de 10 huertas urbanas que cuidaba con tanto amor y dedicación. Mi adorado Parque Aguas de Ramón, donde hice de ese lugar mi sala de clases por más de 8 años. En resumidas cuentas, llevarnos miles de recuerdos y experiencias de vida, pero en lo físico y tangible, partir con tan solo unas cuantas maletas.

Así lo quisimos, partir livianos y trabajar el desapego fue nuestro primer gran desafío. Los niños dejaron todo lo que conocían, sus cositas dentro de cajas etiquetadas por ellos mismos y tan solo una mochila cada uno para llevar sus tesoros más preciados. Aquí comenzó el primer aprendizaje, la vida se hace día a día, con lo que somos y con nuestras experiencias, la vida está lejos de pertenecer a las cosas.

Construcción de nuestro hogar en Brasil
Construcción de nuestro hogar en Brasil

Una partida con lágrimas por lo que dejábamos y alegrías e incertidumbres por comenzar esta aventura. Un revoltijo de emociones, de esas que tanto asustan, pero que te hacen sentir que vives la vida.

El 25 de diciembre del 2017 comenzamos nuestra aventura. Luego de un largo viaje (16 horas de puerta a puerta), llegamos a nuestro pedacito de tierra, la casa aún no estaba muy cómoda, pero al menos teníamos un techo, un piso, y un baño. Y digo eso, porque no teníamos nada más. Un camping en nuestra propia casa fue la manera de comenzar esta aventura familiar.

Lo alucinante era realmente estar aquí en medio de la mata atlántica, de naturaleza deslumbrante, un mar y playas paradisíacas, nuestro terrenito inserto en un bosque donde abunda la vida silvestre, el agua, el sol, y la posibilidad de llevar una vida más simple, lenta, consciente, soberana y por, sobre todo, más resiliente. 

Pues bien, ya instalados en lo que se convertiría en nuestro nuevo hogar, decidimos comenzar a construir lo que traíamos por sueño, pero que teníamos decidido convertir en realidad. Un trabajo conjunto, en familia, colaborándonos unos a otros, con dedicación y esfuerzo; teníamos por misión continuar la construcción de nuestra casa, al mismo tiempo de ir convirtiendo este bosque en un lugar que nos permitiera producir nuestro propio alimento.

Construcción de nuestro hogar en Brasil
Construcción de nuestro hogar en Brasil, todos participamos
Paula Rosales

Paula Rosales / Agrónoma y educadora

Agrónoma hace 12 años, decidió junto a su familia dejar Chile para ir a vivir al Nordeste de Brasil, en donde realiza trabajos de consultoría y hace cursos presenciales y online de huertas ecológicas. Creadora de agrocultiva.cl y socio fundadora de porlapermacultura.org pueden ver parte de su trabajo en Instagram.

Comenta este artículo...

¿Quieres leer más artículos como éste?

Recibe el contenido de nuestra revista digital directamente en tu correo.

Secciones sitio
Disminuir nuestra huella ecológica a través de la alimentación

Otros artículos

Disminuir nuestra huella ecológica a través de la alimentación

En este artículo de Francisca Amenábar, nos da algunos consejos de como disminuir nuestra huella de carbono a través de la alimentación. Si quieres aprender sobre la dieta climariana y sobre las acciones en que podemos hacer en nuestro día a día para minimizar nuestra huella los invitamos a leer este artículo.

Alimentos vivos y agricultura biodinámica

Otros artículos

Alimentos vivos y agricultura biodinámica

Nuestras decisiones alimentarias están influenciadas por la vida moderna y muchas veces con tanta información nos perdemos. Es por eso que Paz nos ayuda a entender de donde vienen los alimentos y considerarlos como vivos para conectarnos con la naturaleza y comer la diversidad que la naturaleza nos entrega.

Cosecha urbana

Otros artículos

Cosecha urbana

Darío Contreras, vocero de Disco Sopa escribe sobre el movimiento #cosechaurbana en Chile para aprovechar los árboles frutales en la ciudad.

Conociendo el trabajo de Fundación Fungi y la importancia de los hongos

Otros artículos

Conociendo el trabajo de Fundación Fungi y la importancia de los hongos

Fundación Fungi es la primera ONG en el mundo en trabajar íntegramente por la protección y difusión de los hongos. Los entrevistamos para aprender sobre este mundo fascinante de los hongos y sobre su trabajo en Chile y el mundo.